Banner portadaEscudo De Ares
imagen tel |Ir A Principal|Contacto

Logotipo Ares


Ares, Venres 20 de Setembro de 2019
Galego|Español|English
O ALCALDE RESPONDE

Pregúntelle ao Alcalde
CÁMARA WEB
WebCam Concello
CALENDARIO
añomesSetembro
2019
mesaño
LuMaMiXoVeSaDo
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30

Calendario escolas MunicipaisEscolas Municipais
SEDE DIGITAL
Sede Digital

Licitacin Electrnica

Perfil Contratante

Ares Digital

Tempo CPI Conde de Fenosa
Alcalde Julio Iglesias
Saúdo do Alcalde
Julio Ignacio Iglesias Redondo
ARES DESDE O MAR NAVEGA CONNOSCO

III CONCURSO FOTOGRAFIA XUVENIL 2019

VeraneAres 2019

Vive Ares 2018

Actividades culturais

Actividades Deportivas

III PLAN DE IGUALDADE DE OPORTUNIDADES DO CONCELLO DE ARES

PERIODO MEDIO DE PAGO A PROVEEDORES

APROBACIÓN PROVISIONAL PXOM 2017

APROBACIÓN INICIAL PXOM 2014

Contratación Persoal

Animais Abandonados

Policí Local

Protección civil

Trámites frecuentes

Zona Reciclaxe

Wi-fi Gratis

Aloxamentos e restaurantes


Noticias
Avisos
La pasividad de alcaldes con el feísmo indigna a los concellos que lo frenan
27 Octubre 2014 11:15
Nadie puede poner en duda el océano de adefesios sin recebar en que se han convertido muchos concellos. Pero junto a los monumentos al feísmo existen ejemplos del buen hacer, ayuntamientos en los que es difícil atalayar viviendas sin recebo o cajas de zapatos con ventanas. Los arquitectos señalan unánimemente a Allariz, Oleiros y Santiago como adalides del bonitismo, y añaden a esa lista actuaciones puntuales como Redes (Ares), O Pindo (Carnota) o Muros. Sus responsables políticos y urbanísticos tienen claro que si se han convertido en referentes ha sido por su voluntad para cumplir la Lei do Solo sin reparar en represalias electorales.

El independiente Ángel García Seoane, regidor de Oleiros, sentencia que «os alcaldes» que se escudan «na perda de votos tiñan que ir todos á cárcere. É escandaloso e habería que preguntarlles que fan no concello». Y eso que tiene muy claras las consecuencias del rigor: «Nós perdemos tres concelleiros por aprobar o plan do 97, pero se tes que tirar, tiras». Oleiros, con él al frente, lleva más de 50 derribos.

Este asunto lo define Francisco García Suárez (BNG), regidor de Allariz, como «falta de vontade política por electoralismo e clientelismo, que se traduce sempre no ti vai facendo», pero «nada hai máis inxusto -prosigue- que a discrecionalidade, a falta de respecto ao ordenamento xeral. Sempre houbo leis -recuerda-, pero sen vontade política...».

A los concellos más implicados en el bonitismo no les ha temblado el pulso con la disciplina. Iñaki Soto, uno de los ocho arquitectos que tiene Santiago, ejemplar también en el cuidado de sus zonas rurales, explica que si una persona se niega a rematar su casa, después de tres multas coercitivas y sus alegaciones pertinentes le llega «una orden de ejecución del ayuntamiento», que pasa a encargarse de la obra en cuestión y, acto seguido, envía la factura. «Y las ejecutivas aquí no son raras», añade.

Oleiros, por ejemplo, dispone de dos agentes en permanente vigilancia de la ilegalidad. «Aquí non se pode entrar nunha casa sen cédula de habitabilidade», advierte García Seoane.

Con todo, es cierto que puede haber municipios pequeños con dificultades para hacer cumplir la ley y que ni siquiera pueden permitirse el lujo de un arquitecto. «Pero se o alcalde non cobra 30.000 euros, xa da para o arquitecto», incide el regidor oleirense. Soto, en Santiago, sugiere para esos casos mancomunar servicios. «Un ayuntamiento pequeño no puede, pero sí entre varios».

A años luz del País Vasco

La presencia de expertos en urbanismo en los concellos es una reclamación de los arquitectos, que recuerdan que no es casualidad que Oleiros, Allariz y Santiago fuesen de los primeros de España en apostar por oficinas urbanísticas, mientras hay aún ayuntamientos de 30.000 habitantes en Galicia «que no tienen ni un técnico», observa Soto.

Los reclama asimismo Idoia Camiruaga, tesorera del Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia, que pide también un plan estratégico global como el que posee el País Vasco «desde hace años» y que en Galicia se limita «al litoral y un poco al paisaje». Mientras, «se transforman villas en trozos de ciudad sin acabar».

Su colega Juan Creus, del estudio coruñés Creus e Carrasco, sugiere apostar «por los planes especiales», más concisos y que funcionan mejor que los generales, como hace Allariz. Pero esas pequeñas actuaciones se topan a veces con «el verdadero feísmo». «Oleiros, por ejemplo, cuida el urbanismo -expone Creus-, pero en el límite territorial se encuentra con bloques de pisos de otros concellos a una escala brutal, un aprovechamiento desproporcionado que afecta a su paisaje».

Los vecinos son otra baza del bonitismo, e impulsores a veces del buen hacer, como en el caso de O Pindo, añade Creus, «donde puedes tomarte una manzana si se te cae al suelo», o en el de Redes. El alcalde de Ares, Julio Iglesias (PSdeG) afirma que ha «conseguido» 5 millones de euros desde el 2007 para Redes, pero «fueron los vecinos los que en su día rehabilitaron las casas sin ayuda de nadie, resistiendo la tentación de vendérselas a promotores» que acudieron a ellos con «suculentas ofertas».

LA VOZ DE GALICIA, 26 DE OCTUBRE DE 2014
Icono de conformidad con el Nivel Doble–A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0| XHTML 1.0 Transitional Válido| ¡CSS Válido!|Rss Concello Ares