Banner portadaEscudo De Ares
imagen tel |Ir A Principal|Contacto

Logotipo Ares


Ares, Miercoles 16 de Octubre de 2019
Galego|Español|English
O ALCALDE RESPONDE

Pregúntelle ao Alcalde
CÁMARA WEB
WebCam Concello
CALENDARIO
añomesOctubre
2019
mesaño
LuMaMiXoVeSaDo
123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031

Calendario escolas MunicipaisEscolas Municipais
SEDE DIGITAL
Sede Digital

Licitacin Electrnica

Perfil Contratante

Ares Digital

Tempo CPI Conde de Fenosa
Alcalde Julio Iglesias
Saúdo do Alcalde
Julio Ignacio Iglesias Redondo
III CONCURSO FOTOGRAFIA XUVENIL 2019

Vive Ares 2018

Actividades culturais

Actividades Deportivas

III PLAN DE IGUALDADE DE OPORTUNIDADES DO CONCELLO DE ARES

PERIODO MEDIO DE PAGO A PROVEEDORES

APROBACIÓN PROVISIONAL PXOM 2017

APROBACIÓN INICIAL PXOM 2014

Contratación Persoal

Animais Abandonados

Policí Local

Protección civil

Trámites frecuentes

Zona Reciclaxe

Wi-fi Gratis

Aloxamentos e restaurantes


Noticias
Avisos
La policía de Ares recurre a los bomberos para quitarle las esposas a un detenido
24 Octubre 2012 11:38


La detención de un alborotador en el aparcamiento de la playa de Seselle, en Ares, el pasado septiembre, resultó un poco complicada para la pareja de guardia municipales que intervenía. La noticia se conoció ahora que el asunto llegó a los juzgados de lo Penal de Ferrol y el implicado y a la vez víctima, Carlos Andrés R.M., de 41 años, se sentó en el banquillo acusado de atentado. Eran las siete y media de la tarde del día 8 y el hombre, cuando vio llegar a los policías locales comenzaban a multar los coches mal aparcados, se encaró con ellos y los llamó «merdas».

Uno de los agentes le advirtió que se callase, pero como no lo hizo, le ordenó a su compañero que lo esposara porque tampoco quería identificarse. Como persistía en su conducta decidieron llevárselo al cuartel de la Guardia Civil de Fene. Ya engrilletado, el arrestado se lamentó de que una de las esposas le apretaba demasiado y fue entonces cuando el agente que pretendió aflojársela vio que estaba bloqueada. La patrulla se lo llevó a la Guardia Civil y allí tampoco pudieron abrirlas por lo que siguieron ruta hasta el parque de bomberos de Ferrol, donde sí lo consiguieron. Tuvieron que utilizar una sierra radial y actuar con mucho cuidado para no cortarle la muñeca. Al fin libre, los guardias lo trasladaron al hospital porque tenía pequeñas lesiones del forcejeo. La jueza dice ahora en la sentencia que no fue un atentado (agresión a un agente) porque la acción del inculpado no fue tenaz y persistente. Por eso lo condena por una falta de respeto y desobediencia a 210 euros de multa, con la atenuante de embriaguez.

NOTICIA DE LA VOZ DE GALICIA
24-10-2012
Icono de conformidad con el Nivel Doble–A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0| XHTML 1.0 Transitional Válido| ¡CSS Válido!|Rss Concello Ares