Banner portadaEscudo De Ares
imagen tel |Ir A Principal|Contacto

Logotipo Ares


Ares, Sábado 21 de Setembro de 2019
Galego|Español|English
O ALCALDE RESPONDE

Pregúntelle ao Alcalde
CÁMARA WEB
WebCam Concello
CALENDARIO
añomesSetembro
2019
mesaño
LuMaMiXoVeSaDo
1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30

Calendario escolas MunicipaisEscolas Municipais
SEDE DIGITAL
Sede Digital

Licitacin Electrnica

Perfil Contratante

Ares Digital

Tempo CPI Conde de Fenosa
Alcalde Julio Iglesias
Saúdo do Alcalde
Julio Ignacio Iglesias Redondo
ARES DESDE O MAR NAVEGA CONNOSCO

III CONCURSO FOTOGRAFIA XUVENIL 2019

VeraneAres 2019

Vive Ares 2018

Actividades culturais

Actividades Deportivas

III PLAN DE IGUALDADE DE OPORTUNIDADES DO CONCELLO DE ARES

PERIODO MEDIO DE PAGO A PROVEEDORES

APROBACIÓN PROVISIONAL PXOM 2017

APROBACIÓN INICIAL PXOM 2014

Contratación Persoal

Animais Abandonados

Policí Local

Protección civil

Trámites frecuentes

Zona Reciclaxe

Wi-fi Gratis

Aloxamentos e restaurantes


Noticias
Avisos
Redes, con el océano bajo la ventana
01 Marzo 2010 12:29
También en este caso sucede así, por suerte. Es una de las mayores magias posibles, de las que a pesar de su grandeza se repiten a diario. Son caminos del mar, todos los de Redes. Con independencia de que vengas o vayas. Incluso si es por tierra por donde viajas. Porque si es allí donde estás, incluso si no tocas las aguas del Atlántico (que en ese tramo de costa llevan dentro de sí esas otras aguas que son las del Eume, el río de trovadores y de mitrados y de caballeros de lanza, que desemboca no muy lejos de allí, tras haber bendecido buena parte de lo que hemos dado en llamar la Última Bretaña), decir Redes es decir el mar, por cómo le abre la villa al océano sus brazos y por cómo su abrazo es correspondido de inmediato. Si aceptamos, y así lo haremos, que la literatura no es solo lo que nos llegó por escrito o lo que alguna vez fue cantado, sino también lo que se perdió entre silencios, habrá que convenir, aunque Homero lo callase, que es más que probable que al puerto de Redes ya arribase en el pasado algún barco de Ítaca. Uno de esos navíos acostumbrados a esquivar las traiciones de las sirenas de aguas lejanas -unas sirenas de una raza muy falsa, que nada tienen que ver con las nuestras, que son bastante más simpáticas además de leales y francas- y a escuchar las amenazas de Poseidón sin hacerles ni puñetero caso. Pongamos que caminas entre las primeras casas; las que rodean, haciendo frontera con algunas arboledas muy viejas, una villa que tanto tiene de pueblo encantado. Paseas en una mañana de relativa calma en el aire, mientras la tempestad se acerca bajo un firmamento agrisado, y oyes salir de la puerta acristalada una femenina voz que clama:
-¡Ulisesssss...! ¡Aparta de ahí ahora mismo! ¡Sacaaaaaaa...!

(Tú te asombras, te extrañas, y buscas al hijo de Laertes, al padre de Telémaco. Al marido de la reina Penélope, aquella que tejía durante el día y de noche deshacía lo avanzado. Al héroe de la guerra de Troya, muy a gritos invocado.)

-¡Ulisesssss...! -repite la misma voz, quizás aún más en alto.

E inmediatamente añade:

-¡Pasa para fuera...!. Larga, que se te va a acordar. ¡Ándame para delante!

Y entonces se produce el milagro. Sale Ulises a la calle, sin apresurarse demasiado, manteniendo la dignidad que se espera de un rey incluso en estos casos. Pero -asómbrense-, como consecuencia de alguna prestidigitación inexplicable, hoy no se parece el héroe ni a Kirk Douglas ni a Armand Assante. Lo han transformado en un ser de pelo de Angora, a medio camino entre un perro de salón y un gato de talla grande.

-¡Ffffzzzzzzzzzzzz...! -te dice el rey de Ítaca, en su nueva y extraña figura, mientras pasa a tu lado. Cuando intentas sacarle una foto, ya ha se ha colado bajo el portal de lo que debe de ser una pequeña huerta, y te quedas sin su retrato. No se le ve ni el rabo. Es lo que tienen las cámaras digitales baratas, que encenderlas lleva un pedazo. Te acercas al puerto, mientras el temporal va arreciendo. «¡Moi grande é o mar!», que diría, poeta, Darío Xohán Cabana. «¡Eihh...! Ten coidado, que enchoupa», te dice uno de los chavales que se encuentran sobre el muelle, y que ya se disponían a marchar, para continuar hablando de sus cosas, en lugar más abrigado. «É que aquí -añade uno de sus compañeros-, a pouco que se levante vento, o mar salta bastante». Cuando se van, cuentan que ya casi no quedan marineros, tampoco, en Redes. Lo dicen apenados, con tono de lástima.

NOTICIA DE LA VOZ DE GALICIA
28-02-2010
Icono de conformidad con el Nivel Doble–A de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0| XHTML 1.0 Transitional Válido| ¡CSS Válido!|Rss Concello Ares